Fueron días en los que se entremezcló la tensión por el traspaso inminente del servicio de agua potable de la Cooperativa Integral a la Municipalidad y la preocupación por la falta del recurso esencial en los barrios de la ciudad. Hubo versiones de todo tipo en relación al hecho y el tema estuvo entre los principales puntos de las críticas que llegaron desde el municipio a la prestataria.

Incluso, en la tensa jornada del jueves, en que funcionarios municipales lograron ingresar entre los trabajadores y directivos de la Coopi a la planta de Cuesta Blanca, hubo planteos desde la entidad que señalaban que la Policía no dejaba entrar a sus operarios a culminar con las tareas para destapar el ducto que se había colmado de arena en la crecida del martes en que el río San Antonio trajo 8 metros en ese sector.

Este viernes, tras muchas horas de labor, los operarios del servicio lograron destapar el conducto y lo celebraron. Luego, una pieza importante fue arrastrada por el agua y se arrojaron a buscarla.

Desde la Coopi se informó que este sábado el servicio se normalizará.