Pasaron 11 días desde el 3 de marzo, cuando el director General de Control de Conducta Policial, Rodolfo González, protagonizó un accidente de tránsito en un vehículo oficial y eso le costó su puesto (VER MÁS: Un alto jefe policial es investigado por un choque en Carlos Paz).

Luego de que, desde la Jefatura de la Policía, tomaron la decisión de pasar a retiro a González, en la mañana de este jueves, representantes de la Unión de Policías y Penitenciarios de Córdoba presentaron una denuncia en la Unidad Judicial de Villa Carlos Paz pidiendo la exoneración de la cúpula policial de la Unidad Regional Departamental Punilla y las autoridades que intervinieron en el operativo el día del choque.

No sólo denuncian presunto encubrimiento por parte de los jefes sino que, además, sostienen que la camioneta oficial siniestrada presentaba una chapa patente correspondiente a un vehículo con pedido de secuestro.

“El choque fue ocultado hasta que llegó la información al sindicato y lo dimos a conocer por una situación de complicidad y connivencia de una serie de jefes policiales que participaron in situ, directa o indirectamente del accidente”, argumentó el titular del gremio policial, René Zabala.

E indicó: “Todos saben que cuando se trata de un vehículo oficial deben realizar el secuestro del móvil, preservar el lugar del hecho, darle intervención a la Policía Judicial y realizar el dosaje de alcohol en sangre al conductor. No hicieron nada de eso. Es una cadena de encubrimiento doloso, delito y coacción”.

Presunto encubrimiento y pedido de exoneración

Teniendo en cuenta las características del hecho, Zabala señaló que solicitaron al Ministerio Público Fiscal que traslade las actuaciones a la Fiscalía General por tratarse de competencias de ese fuero.

Sobre el accionar de las autoridades de la Departamental Punilla, apuntó: “Hay una falta de concientización hacia los mandos subalternos, donde una cadena de superiores que conducen esta Departamental perdieron total moralidad y mando con el personal porque hoy están siendo investigados por la Justicia por hechos concretos”.

En consecuencia, detalló: “Pedimos al Jefe de Policía que, hasta tanto se expida la Justicia, sean removidos de sus cargos a la cúpula de la Departamental, encabezada por el director Héctor Vélez; a la comisario Paola Praniuk; al subcomisario Altamirano, jefe de la patrulla en ese momento; a la comisario Paola Tobares, jefa de la Comisaría; entre otros que participaron de ese hecho”.

Y aseveró: “Pedimos una serie de medidas urgentes tendientes a conseguir la verdad. Esta gente tiene que quedar imputada y ser exonerada de la institución policial. Lo que pasó con González es que fueron sobre el imperio de la ley con el imperio de la jerarquía, haciendo uso y abuso de su función e hilvanando el circo de González para mantener en silencio lo que sucedió y que la sociedad no lo sepa”.

La patente

Vehículo oficial siniestrado.

Por otro lado, Zabala acentuó lo que sería un agravante del hecho, que va más allá del siniestro en particular y que tiene relación con el vehículo oficial no identificable en el que se conducía.

“La camioneta Amarok, al momento del siniestro llevaba una patente que corresponde a una Volkswagen Surán con pedido de secuestro, al haber estado involucrado en diversos hechos delictivos en la ciudad de Córdoba”.

Finalmente, sobre el estado de González apuntó: “Tenemos la información de que no podía entrelazar dos palabras seguidas por el aliento alcohólico que tenía. Pero no podemos afirmarlo, porque se negó a que le realicen el dosaje en ese momento”.

Noticias Relacionadas