El abogado penalista Carlos Nayi asumió este martes la representación de la familia de Susana del Valle Sosa, la mujer asesinada el pasado domingo 6 de febrero en su casa de barrio Costa Azul, de Villa Carlos Paz.

En diálogo con Carlos Paz Vivo, el letrado adelantó que todavía no tuvo acceso a la causa ya que la familia se constituyó como querellante en las últimas horas pero adelantó que pedirá que la imputación para Nicolás Garay, el exyerno de Sosa, sea la más grave para un caso como este: la de femicidio vinculado.

Hasta el momento, el fiscal del Segundo Turno de Carlos Paz, Ricardo Mazzuchi, imputó al detenido del delito de homicidio calificado, una figura bastante leve si se tiene en cuenta cómo se dieron las circunstancias y los hechos en ese fatídico domingo.

Búsqueda de justicia

“La querella apunta a acreditar que estamos frente a un femicidio vinculado porque se ha dado muerte a una mujer indefensa de 66 años con el objetivo de castigar o destruir psíquicamente a quien fuera su pareja con la cual pretende continuar ejerciendo la dominación”, dijo Nayi.

Y agregó: “La querella apunta en esa dirección aunque no es un camino fácil”.

Como adelantara Carlos Paz Vivo este lunes, esta figura comprende a los casos en los que el agresor pretende causar un daño a la víctima ocasionando un perjuicio a terceras personas que pueden ser familiares o amigos de la verdadera destinataria de la acción.

En este caso, el crimen de Susana del Valle Sosa sobrevino después de que la hija de la mujer mantuviera una fuerte discusión con el acusado, quien fue detenido al día siguiente del crimen cuando se lo encontró escondido en la casa de un familiar de la ciudad de Córdoba.

Para este tipo de casos, con esta imputación, se preve la pena de cadena perpetua, la más grave del Código Penal argentino.

Femicidio vinculado, la figura legal que le cabría a Nicolas Garay, el asesino de Susana Sosa