El titular del Centro de Empleados de Comercio, Carlos Orso, sostuvo que el sindicato tuvo que avalar acuerdos de rebajas salariales para poder sostener empleos en Carlos Paz.

El panorama se presenta con negocios que cerraron definitivamente sus puertas, hubo reducción de personal y rebaja en los salarios

“Realmente, viene mal la situación”, dijo Orso, que apuntó:”Nos hemos encontrado con que muchos cerraron su comercio, otros se han ido a reubicar en otros lugares más baratos porque los alquileres son muy caros y se están dando muchos factores; el principal es el económico”.

Precisó, además, que hubo “gente que ha perdido su trabajo” y “socios del CEC que han renunciado para ahorrarse unos pesos”.

“Estamos viviendo momentos muy difíciles. Si el patrón no tiene trabajo y no tiene para pagarnos a nosotros; tampoco le podemos hacer un juicio ni nada por el estilo para cobrar los aportes”, remarcó Orso.

Convenios de reducción salarial

El titular de los mercantiles de Carlos Paz indicó, además, que en algunos casos no hubo más opción que acordar reducciones salariales para que los empleados puedan sostener sus fuentes laborales.

“Hemos avalado acuerdos de (pago de) un 75% de salario en los meses de marzo, abril y mayo”, indicó y apuntó que se esos avales se hicieron para “conservar los trabajos”. “Más allá de que el empleador pierde su negocio, el empleado también pierde su trabajo y le va a ser muy difícil conseguir otro”, sostuvo.

Por otro lado, planteó que si bien está el Decreto de Necesidad y Urgencia del Gobierno nacional que no permite los despidos, “muchos han optado por hacer un convenio con el empleador, porque le corresponde una doble indemnización hasta diciembre de este año y son pocos los que puedan pagar eso”.

En cuanto a los socios y su aporte sindical, sostuvo: “Vemos una disminución actualmente del 50% y en los meses de marzo y abril tuvimos una disminución del 80%. Tuvimos una recuperación; pero fue tremendo. Hay gente que ha podido pagar y solventar los sueldos en los meses siguientes, pero tampoco sabemos cuánto van a poder aguantar”.