Parece una historia extraída de una película. La historia de la mujer que gestará el bebé de su hermano y su cuñada tiene mucho de amor, de esperanza y de solidaridad.

Romina Mondragón tiene 31 años, nació y vive en Tanti, está casada con Pablo y tiene cuatro hijos de 10, 7, 4 y 2 años. Ella es “doula”, como denomina a las personas que acompañan y dan apoyo emocional y físico a la mujer en el embarazo, parto y primera etapa del postparto, tanto en domicilios como en hospitales. Y ahora también será quien geste en su vientre el bebé de su hermano Julián y su cuñada, Andrea.

En diálogo con Carlos Paz Vivo!, relató cómo se fueron dando las cosas. “Esto se dio en agosto o septiembre cuando Andrea (la mujer que no puede gestar por haber padecido cáncer de mama) vio en la TV a una pareja homosexual que habían podido ser padres a través de un vientre subrogado en Buenos Aires”.

Romina explicó que en un primer momento quiso donar sus óvulos pero los médicos señalaron que su cuñada no tenía posibilidades de gestar al bebé. “Ahí le propuse darle mi vientre para que ella pueda ser mamá y que mi hermano pueda ser papá”.

La emoción que se comparte

“De la emoción, mi cuñada le contó a una amiga y fue ella quien nos contactó con el abogado Nicolás Gigena, quien nos acompañó y guió en esta acción”, relató Romina.

Y añadió:”Presentó los papeles en octubre y a mediados de diciembre ya teníamos fecha de audiencia con la jueza pautada para marzo. La verdad es que nos sorprendió por la celeridad del caso: en seis o siete meses salió todo, con sentencia final inclusive”.

Romina, la gestante, con uno de sus hijos.

Andrea tuvo un cáncer hace 20 años y eso le generó inconvenientes en su aparato reproductor como consecuencia del tratamiento oncológico.

“Sé lo que es el sentimiento de ser madre y que mis hijos vengan a decirme que me aman. Conozco lo que sienten las mujeres que han perdido embarazos y también quienes no pueden tener hijos, como el caso de mi cuñada”, expresó Romina.

“Mis hijos ya saben que gestaré a su prima o primo. Se enteraron de todo esto y están tan ansiosos como nosotros, sus padres, como mi hermano y cuñada. Lloramos todos juntos cuando nos enteramos de la decisión de la jueza. Esto es gracias a todos, a mi marido que me acompaña y también a mis hijos que entienden”, remarcó

La mamá y la gestante se conocen desde hace 10 años. Y están ansiosas con lo que va a suceder. “Todavía no hay fecha precisa para el procedimiento. Me conmueve mucho también que sea el hijo o hija de mi hermano al que gestaré. Como mínimo espero ser la madrina (entre risas), pero no quiero que estén obligados para nada”.

Noticias Relacionadas