Desde el último 30 de enero el embudo del dique San Roque tiene actividad permanente. Sin embargo, día a día, muy lentamente, el embalse comienza a bajar su nivel.

El pasado 30 de abril se cumplieron 90 días consecutivos de actividad del embudo, probablemente la mayor cantidad de jornadas sucesivas en muchos años.

Ese día el nivel del lago marcó 35,59 metros, o sea unos 29 centímetros sobre el vertedero del embudo. La jornada anterior, el 29 de abril, había registrado 35,64 metros. Mayo comenzó con el nivel en 35,55. En dos días bajó casi 10 centímetros.

Desde esa fecha, poco a poco, el lago entró en una bajante constante, aunque también esperada. El 10 de mayo el registro del Ministerio de Servicios Públicos marcó 35,41 metros, por lo que el agua todavía sobrepasa el nivel del embudo por 11 centímetros.

La situación no es preocupante ni por asomo, muy por el contrario, la tendencia indica que el embalse continuará en bajante durante los próximos meses.

Noticias Relacionadas