Un insólito hecho ocurrió el pasado sábado en la localidad rionegrina de Allen. Allí, un grupo de concejales se reunieron para celebrar el Día del Trabajador; pero tuvieron que cambiar de menú obligadamente por un hecho totalmente inesperado.

Se puede decir que fueron víctimas de la inseguridad, porque los ediles estaban a punto de asar un lechón; pero una perra pasó por el lugar y, aprovechando la distracción de los comensales, se “robó” la comida.

Fue el medio El otro Allen quien dio a conocer la noticia que rápidamente se viralizó y causó bromas y comentarios en las redes sociales.

¿Cómo terminó la historia? “Me quería matar cuando veía a la perra correr con el lechón. Terminamos comiendo pizza”, publicó el presidente del Concejo Deliberante, Mauricio Morales, a través de su cuenta de Facebook.

Fuente e imagen: El Otro Allen.