El expresidente boliviano Evo Morales llegó este jueves a la Argentina, tras su estancia en México posterior a su derrocamiento. En nuestro país se le concedió asilo político y aguarda ser declarado como refugiado.

En su primera declaración tras llegar al país, Morales dijo por Twitter que arribó a Argentina «para seguir luchando por los más humildes y para unir a la #PatriaGrande, estoy fuerte y animado». «Hace un mes llegué a México, país hermano que nos salvó la vida, estaba triste y destrozado. Ahora agradezco a México y Argentina por todo su apoyo y solidaridad», agregó.

El arribo de Morales, obligado a renunciar por un golpe militar el pasado 10 de noviembre en el contexto de una crisis política producida por protestas y denuncias de fraude en los comicios presidenciales del 20 de octubre pasado, se mantuvo en un hermetismo total.

El gobierno de facto que asumió en Bolivia tras la renuncia de líder izquierdista y su huida a México ya ha aprobado una ley para convocar a elecciones una vez que se forme un nuevo órgano electoral, pero que impide la candidatura de Morales.

La presencia de Morales en Argentina le permitiría coordinar de mejor manera la estrategia electoral con su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), dada la mayor cercanía a Bolivia en comparación con México. El MAS no ha sido proscrito para los comicios.

Imagen ilustrativa.