El accionar de la familia de Santa Rosa de Calamuchita, que quitó de su hábitat a este ejemplar de pingüino de Magallanes en una playa del sur de la provincia de Buenos Aires, fue el causante de empeoramiento de la salud del animal en los últimos días tras el rescate de la Policía Ambiental.

El ave estuvo en el patio de la vivienda de esta familia durante algunos días y, gracias a la denuncia de una vecina, fue rescatado y llevado al Zoo Córdoba para controlar su salud.

Sin embargo, su vida se puso en peligro y debió ser trasladado de urgencia al centro de rehabilitación de Mundo Marino de la localidad de San Clemente del Tuyú, a donde llegó en las últimas horas para los cuidados intensivos.

“Cuando lo trajimos al Zoológico de Córdoba su estado de salud no era bueno, se fue deteriorando además porque había consumido agua dulce y alimentos que no eran aptos para su especie: pescados de río y algunos otros alimentos que ha ingerido que no tenemos en claro”, dijo a Canal 12 Adrián Rinaudo, director de Policía Ambiental.

Noticias Relacionadas