El superclásico River-Boca paraliza al país

River Plate, algo más distendido tras haber sido campeón este año de la Recopa Sudamericana y con la final de la Copa Argentina por delante, recibirá este domingo a Boca Juniors, que cerrará el ejercicio 2016 sin títulos pese a disponer de un plantel de jerarquía, en una nueva versión del superclásico del fútbol argentino.

Los equipos más importantes del país saltarán al campo de juego del estadio ‘Monumental’ este domingo a las 17 para animar un superclásico que tendrá como árbitro a Diego Abal y será televisado por El Trece.

Será el partido 198 entre “Millonarios” y “Xeneizes” por torneos de la AFA, con supremacía de Boca con 72 triunfos contra 63 de River, más 62 empates.

Además, el equipo dirigido por Marcelo “Muñeco” Gallardo no le gana al de Guillermo Barros Schelotto en Núñez desde el 16 de noviembre de 2010 con un gol de Jonatan Maidana de cabeza por el torneo Apertura de ese año, y los cinco clásicos que se jugaron en esa cancha en los último seis años dejaron dos triunfos de Boca y tres empates.

De todas maneras, esos datos estadísticos quedarán de lado cuando comience a rodar la pelota, tampoco importará el mejor presente de Boca, que está segundo con 25 puntos y acecha al líder Estudiantes de La Plata (27), y viene de ganar dos clásicos ante San Lorenzo (2-1) y Racing (4-2), mientras que River (19) cayó la semana pasada en Avellaneda ante Independiente (1-0) y también le dará importancia a la final de la Copa Argentina frente a Rosario Central del jueves próximo en Córdoba.

Por el lado de Boca, el mellizo Guillermo tenía intenciones de repetir la formación por primera vez en su ciclo (asumió en marzo de este año) en relación al anterior partido con Racing Club (4-2) pero el entrenamiento de hoy deparó una mala noticia con la lesión del arquero Guillermo Sara en su hombro derecho.

El ex Atlético de Rafaela y Betis de España no pudo completar el trabajo y salió con mucho dolor para realizarse estudios que determinen el grado exacto de la dolencia. El primer diagnóstico de los médicos no fue favorable para Sara y por esa razón el DT Guillermo Barros Schelotto decidió la convocatoria urgente del tercer arquero del plantel, Ramiro Martínez.

Entonces, el Axel Werner, de 20 años, será el encargado de ocupar el arco ante River en su primer partido oficial desde que llegó al club, incorporado a préstamo del Atlético de Madrid de España. El ex Rafaela había atajando en Boca sólo en un amistoso con Olimpia de Paraguay, celebrado en la ciudad de San Salvador de Jujuy, el pasado 9 de octubre.

El anterior arquero “xeneize” que hizo su debut oficial en el club justamente en un superclásico fue el “Mono” Carlos Fernando Navarro Montoya. Ese día, el 18 de septiembre de 1988, el DT Omar Pastoriza decidió quitarle el puesto al legendario Hugo Gatti y Boca se impuso sobre River 2-0 también en el estadio Monumental que marcará el estreno de Werner.

Al margen de este contratiempo de última hora, Boca apelará al buen momento de Walter Bou, a la categoría de Carlos Tevez y sobre todo al buen pie de Fernando Gago, quien regresó al equipo contra San Lorenzo tras haberse recuperado de una lesión que lo mantuvo seis meses inactivo y le cambió la cara al equipo, con su jerarquía para imponerse en el mediocampo, la salida limpia con la pelota al pie y la cabeza levantada, más sus pases milimétricos y filtrados que no se ven con frecuencia en el fútbol local.
La presencia de Gago en un nivel muy alto no solo mejoró a Boca, sino también a ciertos jugadores como el promisorio Rodrigo Bentancur y el rosarino Pablo Pérez, ahora más liberado en la marca y por lo tanto menos propenso a la infracciones que lo hacían acumular tarjetas amarillas y también de vez en cuando alguna roja como le sucedió en el superclásico jugado en La Boca de este año que finalizó cero a cero.

Boca necesita una mejor versión del cordobés Pavón para lograr mayor efectividad y en Núñez será una buena ocasión, ya que Gallardo pondrá de marcador lateral por su sector al juvenil inexperto Luis Olivera, en una decisión fuerte del DT.

En River, la apuesta es la tenencia de la pelota con el ‘Cabezón’ D’Alessandro y ‘Pity’ Martínez, la buena circulación con ‘Nacho’ Fernández y el poder de gol con Lucas Alario y Sebastián Driussi, acaso el mejor jugador de River en el campeonato, al punto de que relegó al banco de suplentes al uruguayo Rodrigo Mora.

En el equipo de Núñez la mejor noticia es el regreso del zaguero Jonatan Maidana, ausente por lesión desde el 27 de octubre pasado a raíz de un desgarro en el bíceps femoral derecho, y seguramente su presencia mejorará a toda la defensa ya que se trata de un caudillo en el plantel ‘millonario’.

En la semana, los jugadores no cruzaron declaraciones picantes de esas que suelen calentar la previa, tan solo alguna alusión del “Apache” Tevez a que River tomará la final de la Copa Argentina como “si fuera la Champions League” y la respuesta en tono cordial y correcto de Rodolfo D’Onofrio que llegó enseguida.

“Para nosotros no es la Champions, pero sí la puerta a la Libertadores, a la que todos quisieran llegar. Y ellos no llegaron”, lanzó el presidente riverplatense con picardía.

En cuanto a los que debutarán en un superclásico, están Guillermo Sara (atajó en amistosos jugados en Mar del Plata, Mendoza y Córdoba), Santiago Vergini, Frank Fabra y Bou por el lado de Boca, mientras que por River los que tendrán su primera vez serán Augusto Batalla, el paraguayo Jorge Moreira, el ecuatoriano Arturo Mina y el juvenil Olivera, de 18 años.

Con ese contexto, River y Boca saldrán a jugar una versión superclásica en la que no habrá definiciones importantes, aunque nadie sale ileso de una derrota ante el máximo rival deportivo, al menos así lo marca la historia.

En ese contexto, un resultado positivo seguramente fortalecerá al ganador y dejará secuelas al que le toque perderlo.

Texto: Telam.

Carlos Paz Vivo

Carlos Paz Vivo