El femicida de 36 años será sometido a juicio oral en junio. Actualmente permanece detenido en el Programa Interministerial de Salud Mental Argentino del penal federal de Ezeiza.

De acuerdo a la pesquisa, a pesar de la perimetral, el hombre fue a la vivienda enfurecido aparentemente tras ver unas fotos de ella con otro hombre y, tras una violenta discusión, la estranguló con sus manos en su propia habitación.

Recién a las 11.20 del día siguiente, Parmider llamó al 911 para decir que había matado a su esposa, por lo que cuando los efectivos llegaron al lugar la hallaron tapada con una frazada en la cama de su pieza y ya fallecida.

Según creen los investigadores, tras el crimen, el hombre consumió una alta dosis de Clonazepam y se durmió al lado del cadáver de su mujer.

De las testimoniales incorporadas a la investigación también surgió que una hermana de la víctima había sufrido abuso sexual por parte del acusado en 2017, cuando cuidaba a sus sobrinos y fue manoseada por el hombre.

La mujer, quien dijo que no era la primera vez que eso sucedía, quiso hacer la denuncia, aunque su hermana le pidió por favor que no lo hiciera, por lo que recién se hizo público el caso tras el crimen de Salinas.

Sobre las amenazas que se le atribuyen al acusado, la fiscalía mencionó dos episodios, uno sucedido el 26 de septiembre de 2019 cuando el hombre le dijo a su esposa “tu enfermedad mental me tiene cansado, te voy a matar”; y el otro al día siguiente cuando le manifestó: “Tenés que hacer los papeles del divorcio, hoy vas a dormir igual que ayer”, en referencia a que la mujer había dormido en una silla por temor a ser atacada.

Ese mismo día, cuando Salinas quiso irse de la casa con sus hijos, el acusado le manifestó: “Andate vos, a mis hijos no te los llevás, y si los venís a buscar te voy a matar”, según consta en el requerimiento fiscal.

Por ello, Salinas se presentó en la Comisaría Vecinal 10 C y ante la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación para denunciar su situación.

Tres días después, el 30 de septiembre el Juzgado Civil 26 dictó una perimetral contra Basra para que no se acercara a menos de 200 metros de su mujer.