Los gritos y los ruidos de golpes sorprendieron a los apostadores que pasaban la madrugada de este domingo en la sala de Slots del centro de la ciudad.

Un apostador fuera de sus cabales emprendió a los golpes a la máquina tragamonedas en la que estaba jugando y el encargado de la concesionaria CET no tuvo otra opción que llamar a la Policía luego de que los empleados de seguridad de la empresa contuvieran al hombre.

El apostador fue detenido y trasladado a la Alcaidía local.