A pesar del hermetismo de la corona británica, se filtró el motivo de la operación de la princesa.

Según informa Pronto, la noticia de la cirugía abdominal programada de Kate Middleton el pasado 16 de enero ha provocado preocupación y especulaciones sobre la salud de la princesa.

Aunque el Palacio de Kensington informó que la intervención no estaba relacionada con un problema canceroso, la causa exacta se mantiene en secreto desde la monarquia británica, alimentando las especulaciones.

La prensa española, en particular el programa “Espejo público”, ha proporcionado datos acerca del tema. Según la periodista Pilar Vidal, de manera extraoficial, la cirugía a la que se sometió Kate Middleton fue una histerectomía. A pesar de que la Casa Real no ha confirmado esta información, la noticia ha aumentado la preocupación y el interés público en el estado de salud de la princesa.

Oficialmente, se ha comunicado que Kate Middleton no retomará sus compromisos hasta marzo, después de la Pascua, y continuará su proceso de recuperación en The London Clinic, donde se llevó a cabo la intervención quirúrgica. Sin embargo, se espera que en los próximos días la princesa sea dada de alta y pueda regresar a su hogar para reunirse con sus tres hijos: George, Charlotte y Louis.

Una fuente cercana al reino, que concedió una entrevista a la revista People, indicó que aunque la situación parece seria, se espera que Kate se recupere. “Teniendo en cuenta los tiempos (de recuperación), la sensación es que esto es serio, pero está en excelentes manos y recibirá el máximo apoyo, tanto del personal sanitario como de su familia”, destacó la fuente.

Asimismo, se destacó el papel fundamental de los padres de Kate Middleton en la crianza de sus nietos, quienes serán una presencia tranquilizadora cuando la princesa regrese a Windsor para completar su proceso de recuperación. El misterio en torno a la cirugía de Kate Middleton sigue intrigando a la opinión pública, pero la esperanza y el apoyo para su pronta recuperación permanecen intactos.

 

 

Fuente y foto: Revista Pronto