PhoTortul 2277
“Resaca de jalouin”
Costanera Illia – Villa Carlos Paz
31 de Octubre de 2021 – 9:11hs.
ūüď∑ Presentada por Aguirre 420.500

La madrugada se despereza por entre brumas densas que flotan pesadas sobre el espejo del San Roque.

Un ‘Pedro Picapiedras’ busca a su adorada ‘Vilma’ en la costanera de la Villa, por entre una multitud enfiestada sobre el asfalto, ayer caliente… y hoy fresco por el chubasco nocturno.

La ‘partuza’ del Halloween, cada vez m√°s fuerte en nuestro ‘santoral pagano’, arranc√≥ en alg√ļn sitio desconocido para m√≠ (estoy fuera de √≥rbita ya), pero tiene su continuidad callejera, colorida, clandestina, irreverente, aventurera, trapera, et√≠lica, divertida… cumbianchera… a metros del Monumento al General Bustos, que mira desde su estampa de bronce, sin entender a este ‘cavern√≠cola’ que reci√©n termina de hacer ‘lo primero’, en el predio muerto del ACA, levant√°ndose impunemente la mini falda de su sensual vestidito y embocando el chorrito por entre un hueco del alambrado.

Pobre General. Ni pesta√Īear puede.

Hace como 190 a√Īos, un tal ‘Manco Paz’ lo revolc√≥ en una batalla, all√≠ abajo, donde ahora est√° este viejo y maltratado lago… y ahora esto.

Un alarido corta la niebla:
“iabadabaduuu”; lo lanz√≥, desaforado, el fiel amigo de Pablo M√°rmol, volviendo al grupete danzante. Momento inmortalizado con mi celu.

Click… click.

Suena m√ļsica en la calle. Hac√≠a all√≠ vuelve Pedro. Creo que es un ‘Trap’… que sale meloso de la luneta de un auto de alta gama… cantado por un latino millonario con acento del ‘Puelto Lico’ .
Y todos allí lucen felices.

¬ŅVale envidiarlos?!?
No. No vale.

Adem√°s, yo tuve lo m√≠o… en su momento… en otro siglo (qu√© duro suena esto).

Tambi√©n suena dura esa bater√≠a electr√≥nica con solo 2 tonos… y que hace contornear caderas a todos… casi sin excepci√≥n. Todos bailan… ¬Ņnadie toca?!?
S√≠…s√≠… all√° hay 2 que tocan. Y como se tocan.

Me consuelo pensando en otra m√ļsica… ya casi antigua, con la que intent√© sin pena ni gloria, mover mi esqueleto.

‘Ay, que buena est√° la Fiesta, mam√°’; con la voz de un Puma.

‘Y vamos, subiendo la Cuesta, que arriba en mi calle comenz√≥ la fiesta’; lanza un catal√°n protest√≥n.

‘Que fant√°stica, fant√°stica esta fiesta… esta fiesta con amigos y sin fin’; canturrea una blonda italiana.

‘Fiesta, Fiesta, yo quiero m√°s fiesta, quiero divertirme y olvidarlo todo’; entona un brazuca bien ch√©bere.

Y podr√≠a seguir enumerando m√ļsica fiestera, de esa que escandaliza al ‘se√Īor cura en sus misas’… y a otros. ¬ŅA m√≠?!?

Los mir√≥ bailar, beber… madrugar… chapar… y vuelvo la cara a la estatua de Bustos.
Debajo del General, un micro de larga distancia pone primera y separa a 66 padres madrugadores que quedan en tierra, de 33 ni√Īos que parten de viaje de estudios, por fin, a alg√ļn otro sitio fiestero como lo es nuestra Villa.

Felicidad infantil en ese bondi, enfieste juvenil en la calle costera, satisfacción mezclada con algunas lágrimas adultas en papis que saludan con las manos.

El Bondi va por la calle, pone segunda y encara hacia la pista de baile.
Veo un conflicto de intereses… m√°s all√° de que la alegr√≠a est√° arriba y abajo.

Una brujita de rigurosa pilcha negra, se desprende de la masa danzante y se enfrenta al micro con la misma intrepidez con la que aquel ‘chinito’ se le plant√≥ al tanque de guerra en la m√≠tica plaza de Tiananmen.

Contemplo el enfrentamiento con la mandíbula caída.
El choque es inminente si Dios así lo decide.
Marcha una alegría hacia la otra aunque, aunque la velocidad del colectivo es lenta, como lento es el contorneo de las caderas de esa hechicera erótica.

El Ch√≥fer es Dios. ¬ŅO es Lucifer?!? Es el Juez en este conflicto de alegr√≠as contrapuestas.
Decide frenar.
Decide bien.

La cortita y robusta brujita de medias caladas apoya su mano izquierda en la nariz del micro y la derecha la eleva al cielo.
Las caderas jam√°s dejaron de moverse.

El Chofer la mira.
Creo que la entiende.
Imagino que tiene la edad de su hija que est√° lejos… quiz√°s… o durmiendo.
Diviso tras el parabrisas un di√°logo mudo con su compa√Īero de manejo, que tiene un mate en la mano y un termo bajo el brazo cruzado.
Sonríen.
Me da alivio eso.

La brujita baja serpenteante hasta casi el piso de la Illia… que ya dije que est√° fr√≠o tras 4 d√≠as t√≥rridos, se eleva sensual… y se corre a un costado, satisfecha.

Se escuchan gritos en la pista, arriba del bondi intuyo que también.

El ritmo opa del trap rebota en el lago e invade todo.

El bondi pone primera otra vez y parte con su alegría a bordo.

Otra alegría se queda en la calle.

Y yo me pregunto… ¬ŅLa alegr√≠a es solo brasilera?!?

#Fiesta
#Halloween
#CostaneraIllia