Este martes a la tarde, una mujer de 30 años fue brutalmente atacada por un perro en barrio Observatorio de la ciudad Córdoba. La víctima sufrió heridas de gravedad y continúa internada en el Hospital de Urgencias en donde ya fue sometida a una cirugía reconstructiva de rostro.

El perro, de raza Pitbull, pertenece a la familia de su pareja y el ataque se dio cuando la joven intentó separarlo mientras se estaba peleando con otros dos canes de la misma raza.

Ante esta situación, nuevamente se pone en discusión cuáles son los marcos regulatorios que existen sobre la tenencia de animales peligrosos y cuándo debe considerarse que una mascota puede representar un riesgo para las personas.

En Villa Carlos Paz existe desde el 5 de julio de 2018  la Ordenanza municipal 6369 que, además de establecer al municipio como “no eutanásico”, procura un control y equilibrio poblacional de perros y gatos” en nuestra ciudad, dada la problemática de superpoblación de animales que afecta la salud y seguridad pública.

¿Existen los perros peligrosos?

La ordenanza reconoce la figura del perro “potencialmente peligroso”, a los cuales caracteriza en su artículo 12 como animales que “hayan tenido episodios de agresiones a personas u otros animales; los que hayan sido adiestrados para el ataque y la defensa; los que pertenezcan a una raza o sus cruzas que reúnan las características o comportamientos que, de acuerdo a la evaluación de la autoridad de aplicación, ameriten dicha consideración, la que será realizada en un marco etológico (comportamiento animal)”.

Registro Municipal

La normativa establece un Registro Municipal de Perros Potencialmente Peligrosos, a través del cual los animales son identificados “mediante tatuaje o chip, desarrollando de esa forma un sistema de control sanitario de estos animales domésticos”.

En este sentido, desde el área de Veterinaria y Zoonosis de la Municipalidad, señalaron a Carlos Paz Vivo! que el registro está en funcionamiento.

“Cuando levantamos perros de la calle los registramos a todos; más aún cuando tienen denuncias porque corren motos, muerden personas o representan algún otro peligro. Lo que hacemos es traerlos a los Caniles, los castramos y le ponemos un tatuaje que una identificación. Además, en aquellos casos que son llevados por particulares, también registramos los datos de la persona responsable”, apuntaron desde el área.

Penas e infracciones

Es necesario destacar que por más que las mascotas consideradas peligrosas estén inscriptas en el registro, no significa que el dueño esté amparado legalmente en caso de que se registre un ataque.

La normativa obliga a los propietarios a que los animales, sean o no potencialmente peligrosos, deben estar en el interior de la casa, no deben circular suelto por la vía pública y deben tener, por ley, la vacuna antirrábica al día.

Además de la responsabilidad penal que pueda tener el dueño de una mascota que ataque; la misma normativa en su artículo 13 prevé sanciones económicas de entre mil y quince mil pesos.