La fiscal de Cosquín, Paula Kelm, ordenó cuatro allanamientos que se concretaron este jueves en distintos puntos del centro de Punilla para echar luz sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Patricia Arroyo (53), la mujer cuyo cuerpo fue encontrado tendido en su casa este martes por la noche.

Los datos preliminares de la autopsia certificaron que la mujer murió por una insuficiencia cardíaca y que su cuerpo no presentaba signos de violencia ni alguna señal de que haya intentado defenderse de un posible ataque.

Sin embargo, la fiscal mantuvo la calificación del hecho como muerte de etiología dudosa.

Los cuatro allanamientos se concretaron durante la jornada de este jueves y estuvieron a cargo del personal de la Departamental Punilla. No trascendieron detalles sobre sus resultados.

Patricia era cocinera de un conocido hotel de la ciudad. Una pareja de amigos encontró el cuerpo semidesnudo en la habitación de la casa. Los amigos de la mujer encontraron una puerta semiabierta en la parte posterior de la casa.