Las mesas de votación para la primera de las dos jornadas de elecciones, catalogadas como históricas por todo el sector político y la ciudadanía, abrieron este sábado en Chile para designar los 155 convencionales constituyentes, 16 gobernadores regionales, 345 alcaldes y 2.240 concejales.

La jornada arrancó pocos minutos después de las 8:00 hora local (9:00 de Argentina) y se extenderá por 10 horas donde los chilenos, siguiendo un estricto protocolo sanitario, podrán asistir a los más de 2.700 centros de votación, con más de 40.000 mesas habilitadas y custodiadas por militares y carabineros (policía chilena).

Durante estas elecciones, que fueron desdobladas ante la pandemia y seguirán el domingo, habrá más de 37.000 efectivos de seguridad, entre militares y policías, custodiando los centros electorales, para evitar que se presenten aglomeraciones.

En este fin de semana, están llamados a acudir a las urnas más de 14 millones de chilenos, según datos del Servicio Electoral, que aseguró que esta elección “es más segura que ir al mall (centro comercial)”.

Según expertos, la jornada será larga debido a la gran cantidad de votaciones que debe hacer cada ciudadano (cuatro categorías): su delegado constituyente, gobernador regional, su alcalde y el concejal de su comuna (barrio).

Los chilenos designarán a las 155 personas que tendrán la tarea de escribir una nueva Constitución, dejando atrás la Carta Magna escrita en 1980 durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Otro sufragio importante será el de una nueva figura dentro del mapa político chileno: los 16 gobernadores regionales, figura que reemplaza a los intendentes, quienes históricamente eran designados por el Presidente de turno.