Polémica por la decisión de la Corte de otorgar el 2×1 a un exrepresor

La Corte Suprema de Justicia de la Nación, por mayoría, declaró aplicable el cómputo del 2×1 para el caso de un condenado por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en el Hospital Posadas, en el oeste del Gran Buenos Aires.

Desde los organismos de Derechos Humanos hubo un fuerte rechazo al fallo al igual que desde sectores políticos. La expresidenta Cristina Fernández fustigó la decisión.

La decisión de la mayoría constituida por los ministros Elena Highton, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz sostuvo que el beneficio de la ley penal más benigna resulta extensivo y se aplica “siempre” a todos los delitos, sin distinción alguna.

Con este argumento, declaró aplicable en el caso del represor condenado Luis Muiña la Ley 24.390 (conocida como 2×1), que estuvo vigente entre 1994 y 2001, cuando fue derogada, y que computa dos años por cada uno efectivamente preso a partir de los dos años de prisión preventiva.

En disidencia, votaron en minoría los jueces Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte, y Juan Carlos Maqueda, quienes argumentaron que ese beneficio no es aplicable a lo condenados por delitos de lesa humanidad.

El fallo de la Corte Suprema fue dictado en el caso del represor Muiña, en la causa “Bignone, Benito A. y otro s/recurso extraordinario”, por crímenes de lesa humanidad cometidos en el Hospital Posadas, en el partido bonaerense de Morón.

Condenado a 13 años de prisión, Muiña integró durante la dictadura la patota parapolicial que se organizó bajo el nombre de “Swat”, integrada por una decena de personas y que operó dentro del Posadas, donde creó el centro clandestino de detención conocido como “el chalet”.

 

 

“Abominable”

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, anticipó  que la entidad hará una “feroz denuncia” a nivel internacional “contra la Justicia argentina” a raíz del fallo dictado hoy por la Corte Suprema de Justicia que consideró aplicable el beneficio del 2×1 para un represor, decisión a la que consideró “abominable”.

“Si vivimos bajo presiones para mantener el estatus, que se pongan un kiosco y que vendan golosinas porque esto es una estafa a la moral”, aseveró la referente de derechos humanos. “¿Qué clase de delito de lesa humanidad se constituyen en un genocidio del terrorismo de Estado cuando los equiparan con cualquier preso común, que roba una gallina pan o una leche para los hijos?”, se preguntó irónicamente.

Por su parte, la expresidenta Cristina Fernández  fustigó con dureza la decisión. “Derechos humanos y terrorismo de Estado, para atrás, ¿viste que “el cambio” también puede ser volver al pasado?”, escribió en su cuenta de Twitter.

Ante el fallo, la exmandataria se preguntó: “¿Estamos ante una nueva mayoría automática, de esas que creíamos superadas cuando Néstor (Kirchner) impulsó la renovación de la Corte Suprema?”.

Y agregó: “Los dos nuevos jueces de la Corte Suprema votaron por equiparar al terrorismo del Estado con los delitos comunes. Expresan la nueva situación, que nos retrotrae a la Argentina de hace 20 años, donde los reclamos de los organismos de derechos humanos eran considerados como subversivos”.